Argentina: Mala distribución de casos entre jueces

América
Tipografía

Se investiga una posible vulnerabilidad en el sistema que se encarga de distribuir casos entre jueces federales.


Según el portal “Chequeado.com”, en la Justicia federal porteña las causas no se distribuyen de manera equilibrada. Según el reglamento de la Cámara Federal porteña, la asignación de expedientes debe ser “automática e igualitaria” entre los 12 juzgados encargados de investigar los delitos federales, como narcotráfico y corrupción, entre otros. Sin embargo, existen diferencias significativas entre la cantidad de causas que recibe cada juzgado. Estas diferencias se acentúan si sólo se tienen en cuenta los expedientes por delitos contra la administración pública, que involucran siempre a funcionarios nacionales.

Cuando la causa por la muerte del ex fiscal Alberto Nisman pasó al fuero federal, la Cámara Federal sorteó el expediente entre los juzgados de turno, como marca el reglamento, para determinar cuál iba a quedar a cargo de la investigación. El sistema seleccionó al Juzgado Federal N° 7, a cargo de Sebastián Casanello, pero en la pantalla de la Oficina de Sorteos de la Cámara se consignó “fallo en la transacción”. El sorteo se anuló y se hizo de nuevo. La causa cayó entonces en el Juzgado federal a cargo de Julián Ercolini, quien actualmente instruye el expediente.

El presidente de la Cámara, Martín Irurzun, fue quien ordenó que se repitiera el sorteo y quien a su vez denunció esta irregularidad para que fuera investigada por la Justicia federal. El juez federal Claudio Bonadio y el fiscal federal Juan Pedro Zoni investigan las vulnerabilidades de este sistema informático, que según un relevamiento de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y la Fundación Conocimiento Abierto no cumple con los requisitos de igualdad en la asignación de causas dispuesta por la propia Cámara Federal.

Según la Acordada 37/2012 de la Cámara, la asignación de causas debe ser “automática e igualitaria” entre los 12 juzgados de primera instancia, los que instruyen los expedientes y pueden hacer que una causa avance o se cierre sin casi recolección de pruebas. Sin embargo, existen diferencias significativas entre la cantidad de causas que recibe cada juzgado.

ACIJ y Conocimiento Abierto relevaron todas las causas ingresadas en la Cámara Federal desde julio de 2013 hasta la actualidad. Ese mes el Centro de Información Judicial (CIJ), que depende de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), comenzó a publicar la información de las causas ingresadas en el fuero federal y el juzgado asignado en el sorteo. Son más de 30 mil sorteos realizados por la Cámara. De esta información se desprende que hay juzgados federales, como los de Bonadio y Luis Rodríguez, a los que en ese período se le asignaron por sorteo más de tres mil causas, mientras que el juzgado federal a cargo de Ariel Lijo, por ejemplo, recibió menos de 2.400 expedientes, lo que supone una diferencia de más del 20 por ciento.

Si sólo se analiza cómo fueron asignadas las causas de corrupción, las diferencias son mayores. Se trata de los casos que están incluidos dentro del “Observatorio de Corrupción” del CIJ, una base de 515 causas en trámite y 205 terminadas. De las que se iniciaron después de julio de 2013, Bonadio recibió 55 causas, mientras que el juzgado federal a cargo de María Servini de Cubría sólo resultó sorteada en apenas nueve casos. Desde Tribunales, sin embargo, aclararon que las causas que integran este observatorio son las que los jueces de instrucción deciden enviar al CIJ y no todas las del universo de causas en las que se investigan delitos contra la administración pública.

anunciante destacado
anunciante
anunciante
Milner Núñez (Noticias)
anunciante
anunciante