Otorgan a la UC medida cautelar contra huelguistas

El juez José Delmás concedió a la UCA la medida cautelar de urgencia.

Tribunales
Tipografía

Dos sindicatos de la Universidad Católica anuncian para mañana la medida de fuerza por 24 horas.


El juez penal de Garantías, José Delmás, le otorgó a la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” la medida cautelar de urgencia solicitada dentro del amparo que presentó este miércoles la institución contra los sindicaros que anuncian una huelga para mañana.

Es así que se prohíbe a los miembros de los Sindicato de Empleados y del Sindicato de Trabajadores declarados en huelga permanecer menos de 100 metros de la sede central, ubicada en Independencia Nacional y Comuneros, y del Campus "Santa Librada", a fin de no obstaculizar ni bloquear los accesos del lugar ni impedir el ingreso y egreso de los empleados y estudiantes que no se encuentran plegados a la medida de fuerza.

En tal sentido, se comunica a la Comandancia de la Policía a fin de que envíe agentes a la sede central de la UC, de modo a garantizar el cumplimiento de lo establecido por el magistrado. Para ello, menciona la resolución, deben actuar conforme a las Reglas de Procedimiento de la Policía Nacional y las facultades conferidas por la Constitución.

El juez citó a las partes para este viernes 13 de octubre, a las 8:00, a la audiencia en la que sustanciarán el amparo.

La garantía constitucional fue presentada ayer por el abogado Diego Fernando Agüero Navarro, en representación de la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción” contra el Sindicato de Empleados y del Sindicato de Trabajadores de la institución.

Según indica el escrito, el 9 de octubre los sindicatos comunicaron a la universidad que el 13 de octubre llevarán a cabo una huelga por 24 horas.

Al respecto, acota el amparo que “como es de público conocimiento, ambos sindicatos acompañaron la ocupación ilegal de la UCA que se extendió del 1 de agosto al 14 de setiembre, y que ocasionó graves daños a la institución”.

Agrega que durante la ocupación, tomaron las entradas y encadenaron los portones. Esta acción bloqueó por completo los accesos e impidió el ingreso de estudiantes y empleados, así como de docentes, egresados y usuarios de los servicios universitarios, precisa.

El escrito resalta que se está anunciando que con esta huelga habrá una nueva ocupación de la sede central de la universidad. Además, se está amedrentando a los trabajadores que asistirán a cumplir sus labores ese día que serán violentados física y verbalmente, y que también bloquearán los accesos a la universidad.

“Expresamos que los sindicalizados son aproximadamente 48 de los 115 empleados de la empresa, por lo que es imperioso garantizar que esta minoría no impida el derecho al trabajo de la mayoría”, enfatiza el amparo.

Acota que ante la desventaja numérica, los huelguistas recurren a las amenazas a aquellos que no se plegarán a la medida.

Es por ello que la amparista solicitó que la huelga se realice sin ocupación del local de la empresa o sus dependencias y que se disponga la prohibición de que los trabajadores sindicalizados permanezcan a menos de 200 metros de la institución.

anunciante
anunciante
anunciante
anunciante
Milner Núñez (Noticias)
anunciante
anunciante