Madre es culpable de la muerte de bebé, dice tribunal

El Tribunal, en mayoría, absolvió a los médicos del IPS | Archivo.

Tribunales
Tipografía

En mayoría, dos jueces resolvieron absolver a dos ginecobstetras del IPS acusados de homicidio culposo.


Un Tribunal de Sentencia, en mayoría, absolvió hoy de culpa y pena a los ginecobtetras del IPS, Antonia Acosta y Blas Centurión, acusados de homicidio culposo. Para los jueces, la madre del bebé no colaboró en el parto y eso derivó en el trágico desenlace.

Estos médicos enfrentaban este proceso por la muerte de Pablito Ibarra, registrada el 5 de agosto de 2011. El pequeño nació el 4 de agosto de ese año y falleció 20 horas después, es decir, al día siguiente.

Este juicio fue bastante incidentado desde sus inicios, tal es así que este fue el tercer tribunal que juzgó el caso.

Los jueces Héctor Capurro y Juan Carlos Zárate votaron por la absolución, mientras que Cynthia Lovera fue disidente.

Para Capurro y Zárate no se probó en juicio que los acusados hayan actuado con negligencia durante el parto; al contrario, sí se comprobó que la madre, Amelia Rodríguez, fue la que no colaboró y esta actitud derivó en la muerte de su pequeño bebé.

Capurro afirmó que quedó probado que al momento del parto Amelia salió de la posición ginecológica, cerró las piernas y se sentó sobre el bebé. Esto tiene sustento en las declaraciones de los médicos residentes que estuvieron durante el procedimiento.

Dijo que las declaraciones de la madre fueron contradictorias, que ella no solo fue a consultar por dolores de cabeza y en bajo vientre, sino que fue para dar a luz. Además, en todo momento pidió que se le hiciera una cesárea, “tenía una obsesión con la cesárea”, precisó. Y sobre el punto aseguró que son los médicos quienes deciden si corresponde o no.

En esta parte, los padres de la víctima y las abogadas de la querella se levantaron y abandonaron la sala de juicios ante lo que consideraron una falta de respeto del tribunal.

Luego de esa situación, Capurro siguió con su exposición y agregó que no es cierto que el médico tratante de la señora Amelia, el Dr. Rubén Méndez, haya ordenado una cesárea, sino que hizo una recomendación.

Por otra parte, respecto a la acusación de la Fiscalía de que los médicos no hicieron la medición del tamaño entre la pelvis de la madre y el tamaño del feto, el juez Capurro acotó que “la cabeza del bebé salió, lo que quiere decir que ingresó al canal de parto. Esto hecha por tierra la versión de que no se hizo la medición pélvico-fetal”.

Así también, respecto a una de las maniobras utilizadas por los acusados durante el parto tendientes a lograr la expulsión del bebé, la de Kristeller, Capurro dijo que esta no está prohibida como dijo la Fiscalía. Para ello se basó en la declaración de una de las testigos, una doctora de vasta trayectoria. Tiene sus consecuencias, pero debe hacerse de una manera suave.

Por último, dijo que no fue probado que la señora haya sido anestesiada con la peridural.

DISIDENTE. Por su parte, la disidente, Cynthia Lovera, expresó que para ella quedó inequívocamente probada la responsabilidad de los médicos en la muerte del bebé. Ella fue bastante precisa en sus apreciaciones, citando uno a uno los documentos en los cuales basaba su voto. Es así que de acuerdo con la ficha médica, los acusados no realizaron la medición pélvico-fetal, y sí le colocaron anestesia regional, que inmoviliza a la persona de la cintura para abajo, por lo que es improbable que la señora Amelia se haya movido.

Ante esto, Capurro expresó que en las fichas médicas no siempre se asienta todo lo que sucede.

A diferencia de Capurro, Lovera acotó que la maniobra de Kristeller sí está prohibida.

Afirmó que los médicos violaron el deber del cuidado y de la comunicación, ya que nadie le informó a la señora Amelia que ya iba a dar a luz y luego, tampoco le dijeron qué pasó con el bebé.

Por último, afirmó que uno es libre de ejercer la defensa como le parezca, pero por una cuestión de humanidad se debe cuidar la posición de la víctima. Esto no sucedió con los procesados, dijo, ya que pretendieron trasladar su responsabilidad a la madre de la víctima al decir que ella no colaboró.

Se pudo observar que mientras la disidente daba a conocer su voto, los acusados se reían y hacían muecas burlonas. En otros casos, otros tribunales le hubieran llamado la atención. Esto no ocurrió en este juicio.

La fiscala Sara Torres anunció que apelará la sentencia y que comparte plenamente el voto de la disidente, quien se tomó su tiempo para estudiar el caso, precisó.


anunciante
anunciante
anunciante
anunciante
Milner Núñez (Noticias)
anunciante
anunciante